Introducción

Dicen que hay en el mundo pequeños fragmentos de la felicidad que el hombre rompió un día. Dicen que a esos fragmentos se les llama esperanza y que relucen en la noche más que la luna. Algunos cayeron en la copa de un árbol junto a una avioneta extraviada, otros quedaron embarcados en tejados de casas abandonadas y algunos pocos fueron a parar aquí y se fundieron con estas palabras. En un mundo donde la felicidad vale más que el oro han quedado también retazos de conversaciones y de recuerdos que he cogido prestados.



2009-2016. Todos los derechos reservados a Alicia Alina.