1 nov. 2017

Va a escampar

Llueve y parece que va a hacerlo eternamente. Pero en el refugio de mi hogar, con las ventanas cerradas y una manta, el decir adiós duele menos. Llueve y caen las gotas y el mundo exterior parece un circo en el que el cuerpo se perdió. Ya volverá a ser, el suyo, otro cuerpo desconocido más.
Sigo enfundada en una y mil mantas y con un pequeño vacío en el estómago, que se asoma de vez en cuando, y dice: echar de menos. Pero yo lo sé. En lo agradable de mi propio espacio. Lo sé. Que mientras yo sigo sumida en esta cálida oscuridad, va a escampar.
Adiós eterna abstracción, adiós cuerpo. Ya no eres carne sino lluvia. 

2009-2017. Todos los derechos reservados a Ali Alina.